TERAPIA EN ADOLESCENTES

Si hay una edad a la que debemos prestar una especial atención, esa es, sin duda, la adolescencia. Época de cambio, un periodo de reorganización de todo lo vivido hasta ese momento, de turbulencia y de descubrimiento; de movimientos hacia una nueva identidad y de un nuevo conocimiento de uno mismo. Los primeros cambios que experimenta el organismo de un adolescente son los hormonales que provocan la transformación física de su cuerpo, también se produce el desarrollo del pensamiento abstracto y formal, el establecimiento de la identidad sexual y la consolidación de las amistades. Por otro lado, es frecuente que las relaciones familiares se resientan y que los padres noten que su hijo ya no se comunica como antes, se aísla, está a la defensiva o presenta un comportamiento rebelde o incluso agresivo.

 

Resulta razonable pensar que la transición desde la adolescencia a la adultez irá marcada por la adquisición de una identidad personal cada vez más sólida y asentada. Nuestra labor, desde Centro tilde se centra en varios objetivos, entre ellos orientar y asesorar al adolescente y a sus familiares, prevenir aquellos trastornos de frecuente aparición en este periodo y, en su caso, ofrecer la intervención clínica necesaria para asegurar la buena entrada del adolescente en el mundo del adulto.

 

Los problemas más comunes que tratamos en la adolescencia son: